logo


apostilla/legalización y traducción


Con fecha 15.11.2011 Uruguay sancionó la Ley 18.836, la cual aprueba el "Convenio Suprimiendo la Exigencia de Legalización de los Documentos Públicos Extranjeros" suscrito en La Haya el 05.10.1961. En tal sentido se preve la validez de la apostilla para Uruguay a partir del 14.10.2012.

El presente Convenio no se aplica a "los documentos administrativos relacionados directamente con una operación comercial o aduanera"
.

La apostilla es la verificación de la autenticidad de un documento público (ej.: certificado de buena conducta, partida de nacimiento) expedido en Alemania, para su utilización en Uruguay. El apostillado es realizado por determinadas autoridades competentes de Alemania:
> Documentos Nacionales (ej.: certificado de buena conducta): Bundesverwaltungsamt. Excepción: para documentos del Deutsche Patentamt y Bundespatentgericht Patentamt es competente el presidente de Deutsche Patentamt. 

> Documentos de los Estados Federados (ej.: partidas de nacimiento o matrimonio): en los Estados Federados las competencias no están reguladas de manera uniforme. Por esto se aconseja en cada caso concreto consultar a la autoridad que expide el documento público (ej.: Standesamt) cual es la autoridad competente para realizar el apostillado.  
Luego de apostillado el documento la intervención del Consulado del Uruguay en Alemania no es necesaria.

La legalización es la certificación, por parte de los Consulados del Uruguay en Alemania, de la autenticidad de documentos, mayormente al tráfico comercial o procedimiento aduanero, expedidos en Alemania, para su utilización en Uruguay.

Documentos apostillados por 
autoridades competentes de Alemania y documentos legalizados por los Consulados del Uruguay, deben ser posteriormente legalizados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, en Montevideo.

Traducción: las sentencias y los laudos homologados, dictados en asuntos civiles, comerciales, laborales, penales y administrativos, las escrituras públicas y demás documentos otorgados por las autoridades públicas competentes de los estados extranjeros o provenientes de Organizaciones Internacionales, los exhortos o cartas rogatorias y documentos privados no redactados en español, para surtir efecto en la República, deberán ser traducidos por traductor público en Uruguay. Sin perjuicio de lo anterior, se considerarán también válidas las traducciones realizadas por el agente consular de la República del lugar de donde procede el documento.


Por mayor información contacte al Consulado del Uruguay correspondiente.